Volcán Krakatoa

Sé que últimamente había dejado el blog un poco abandonado pero aquí vuelvo con otro post.

Esta vez volvemos a las escapadas de fin de semana aunque ésta es un poco especial por varias razones.

No estaba planeada. De hecho, teníamos un vuelo el viernes 14 de febrero a Yogyakarta, al sudeste de Java. Estando trabajando el viernes por la mañana, recibimos un email del hostel que habíamos reservado para esa misma noche: “No vais a poder venir porque el volcán Kelud ha entrado en erupción y han cerrado tres aeropuertos en Java, entre ellos el de Yogyakarta”. Los periódicos locales todavía no decían nada, pero pronto empezó a haber información. Llamamos a las aerolíneas y aeropuertos y pudimos comprobar lo que nos temíamos: viaje cancelado, nos quedamos en Jakarta el fin de semana.

Imagen de la erupción del volcán Kelud (abcnews.go.com)

El problema, al parecer, no sólo estaba  en que el aeropuerto estuviera cerrado y no pudiéramos aterrizar sino que la ciudad a la que pretendíamos ir, Yogyakarta, a pesar de estar a 250 kilómetros de donde había “reventado” el Kelud, estaba cubierta de ceniza. También lo tuvimos que comprobar en internet y nos encontramos con este tipo de imágenes. Dicen que en algunos pueblos, la capa de ceniza llegaba a ser de 10-15cm. Otro desastre natural en el país: 3 muertos y 200.000 evacuados.

Ash_in_Yogyakarta_during_the_2014_eruption_of_Kelud_01

Calles de Yogyakarta horas después de la erupción del Kelud a 250 km de distancia (wikipedia.org)

Así que después de haber hecho por la mañana la bolsa a toda velocidad, me volví a casa del curro y la volví a deshacer. Pero unas horas más tarde, unos amigos nos informaron de que había un hueco libre en su coche para salir de madrugada al volcán Krakatoa (Krakatau en bahasa). De los 4 que íbamos a ir a Yogyakarta sólo me animé yo. Así que sin haber dormido casi, me fui al famoso Krakatoa.

Como siempre y confiando en que sirva de utilidad, situémonos con un mapa para ver dónde está el Krakatoa, o lo que queda de él, pero eso ya lo explicaré un poco más tarde. Debido al pequeñísimo tamaño de la isla he tenido que ampliar el mapa, pero se puede apreciar que está justo entre Sumatra (izquierda) y Java (derecha).

map

La verdad es que apenas me había dado tiempo a saber en qué iba a consistir el viaje exactamente. Me informé de cuánto me costaría (poco para variar) y más o menos qué es lo que íbamos a hacer por allí, pero muy por encima. Como es habitual en Indonesia, las distancias no se miden en kilómetros sino en horas. Esto sucede por el tráfico y el estado de las carreteras, ambas dos, demasiado a menudo terribles. Por eso tuvimos que salir muy pronto en coche hacia allí, porque nos separaban 150km pero ya nos habían hablado de 4 horas. Tuvimos suerte, sólo fueron algo más de 2h 30. Llegamos a Carita, pueblo de la costa occidental de Java y acto seguido cogimos un barco durante hora y media a la isla del Krakatoa.

IMG-20140216-WA0004

Acercándonos a una de las islas en barco

IMG-20140216-WA0007

La isla del Anak Krakatau donde pasaríamos la noche

Nada más llegar, amarramos el barquito al lado de la playa y montamos las tiendas de campaña.

SAM_1807

SAM_1819

Bueno, para que comprendáis un poco mi ilusión y hasta dónde llega mi frikismo. Hace muchísimos años, yo diría que unos 15, me tocó hacer mi primera hitzaldi (mi primera presentación en público en el colegio, que básicamente consistía en coger un tema de la Encarta, sí, la ENCARTA, y contárselo a tus compañeros de clase). Pues bien, esta hitzaldi que hice fue sobre el Krakatoa, historia que en su día me impactó muchísimo y a día de hoy sigue dando miedo. Os pongo en situación para que estéis al tanto.

El Krakatoa tuvo la erupción volcánica más grande y devastadora de la historia a nivel mundial en 1883. La isla entera explotó con una energía de 200 megatones, ojo al dato, 10.000 veces la bomba de Hiroshima. Destrozó 130 pueblos, murieron más de 36.000 personas, provocó un tsunami de 40 metros de altura que se desplazó a más de 500km/h, levantó una nube de polvo de 80km de altura y su sonido se escuchó a más de 5.000km de distancia.

En esta foto se puede ver cómo era la zona antes y después de la explosión en 1883 y cómo en 1927, después de más actividad volcánica submarina, surgió el Anak Krakatau (literalmente en bahasa “hijo de Krakatoa”). Parece mentira que hacía menos de un siglo esa isla no existiera y nosotros ahora  estuviéramos paseando a nuestras anchas por ella.

Evolución del Krakatoa

Evolución del Krakatoa

Cagar Alam Krakatau (Reserva Natural de Krakatoa)

Cagar Alam Krakatau (Reserva Natural de Krakatoa)

Sé que la primera palabra suena un poco raro, pero las “c” en bahasa se pronuncian como la “ch” del castellano, aunque tenía su gracia. No creáis que había alguna señal más de civilización en la isla. Los 2 carteles que se ven en las fotos y la txabola del ranger de la isla, que se tiraba 7 días solo allí hasta que alguien le relevaba.

Esa misma tarde, subimos el Anak Krakatau, que está activo pero como otros tantísimos volcanes en este país. Obviamente no se podía subir al completo, personalmente ni lo habría hecho en caso de que se pudiera, por precaución (querida madre, esta última frase iba por ti). Además de que el cab… del guía aprovechaba a estar más cerca del volcán para contarte todas estas historias de muertos por este volcán, porque lo que he contado antes fue hace muchos años, pero en los 90 también murió gente y con cierta frecuencia sigue echando vapores y alguna piedra que otra. Atención al consejo del guía: “si por lo que sea el volcán empezara a echar cosas en este momento, no empecéis a correr. Dadme unos segundos para que vea en qué dirección va el viento y entonces os diré hacia dónde debéis correr”. Ya os digo que todo esto a una distancia más que prudencial, pero teniendo en cuenta lo que había sido ese bicho en otra época, pues como que imponía y mucho.

Yo estaba encantado, claro. El paisaje era como andar por Marte. Si mirabas hacia adelante tenías el cráter echando humo y si mirabas hacia atrás la selva, el mar y un par de islas tropicales muy del estilo Robinson Crusoe, en las que por cierto al día siguiente hicimos snorkel.

Empezando a subir el Anak Krakatau

Empezando a subir el Anak Krakatau

SAM_1828

SAM_1830

Formaciones en el suelo a causa de la lava años atrás

SAM_1831

 

Ya os decía que era como estar en Marte

SAM_1853

Lo de la cima no es niebla, es humo saliendo del volcán

Pero como he dicho antes, si mirabas hacia atrás, el paisaje también era acojonante.

SAM_1851

SAM_1852

SAM_1843

Esta foto es bastante significativa porque se ve perfectamente la diferencia entre la selva, que era increíblemente frondosa y cómo la tierra de repente cogía ya otro color y no volveríamos a ver algo con vida hasta bajar de nuevo al campamento base. Ni una mísera hormiga pude ver.

SAM_1820

El equipo Krakatau

El equipo Krakatau

La noche la dedicamos a investigar un poco la playa y tomar unas cervezas. Hay que decir que era la primera vez que me bañaba en una playa de Indonesia. Por fin había llegado el momento. Un país formado exclusivamente por islas, de hecho alrededor de 17.000 y me ha llevado más de mes y medio tocar el agua salada (la no salada de los “ríos” que circulan por Jakarta ni mirar, ni tocar, ni oler si no quieres empezar a mutar).

¿La playa? Todo un espectáculo. Para empezar era para nosotros solos. No había nadie más salvo la pareja con la que fuimos en barco (un tío de 58 años de Singapur completamente loco en el buen sentido y con un espíritu más joven que el nuestro y su “querida” indonesia, que rondaría nuestra edad). La arena era completamente negra, el agua de ese color especial y había como un cementerio de árboles cruzándose a cada paso que dabas. Muy recomendable para rodar escenas de alguna peli.

SAM_1896

SAM_1905

SAM_1867

SAM_1890

SAM_1907

SAM_1877

Esa misma mañana, me levanté el primero a eso de las 6.30. Bañito en la playa, desayuno de txapeldun y de repente los gritos del de Singapur: “Mikeeeeeel!! You have to see this!!” Pegué un salto y me fui corriendo. Una pena que fuera sin cámara de fotos porque fácilmente habría superado la calidad de la foto que le sacó su novia. Le pedí que me la enviara. Y me la mandó con lo del small lizard incluido. Menos mal que vi esto una vez de día y habiendo dormido ya, de lo contrario no creo que me hubiera metido a la cama tan tranquilo. Mirad lo que apareció a unos 5 metros de mi tienda:

IMG-20140219-WA0001

Sé que la calidad de la foto es pésima, pero es todo lo que he conseguido. Espero que pueda transmitir al menos el tamaño de la criatura.  En persona impresionaba muchísimo. Menudo pedazo lagarto!

Una vez despiertos todos, recogimos las cosas y nos fuimos a dar una vuelta en el barco por la zona para elegir dónde hacer snorkel. Al rodear la isla con el barco, pudimos comprobar que el 80% de la isla es resto volcánico y únicamente una pequeña parte está cubierta de selva.

IMG-20140216-WA0022

IMG-20140216-WA0009

Después de todo esto y otra hora y media en barco, volvimos a Carita, donde nos estaba esperando el coche. Un txapuzón más de despedida y vuelta para casa. Tuvimos suerte y no pillamos atasco, así que en 3 horas y media estaba de vuelta en casa echándome aftersun como si no hubiera mañana.

Otro viaje increíble y barato. Ya puedo tachar de mi lista de sitios por visitar el famoso Krakatoa. Curioso el destino… por culpa de un volcán acabé yendo a otro volcán, al mismísimo Krakatoa de hecho. Pero Yogyakarta queda pendiente. Sorprendentemente las aerolíneas nos devuelven el dinero porque admiten que es una causa de fuerza mayor y el del hostel ha decidido hacer la excepción con nosotros y devolvérnoslo también.

Avisados quedáis de que ya ha habido otra escapada de fin de semana de por medio, así que tendréis noticias mías pronto. Este fin de semana toca quedarse en Jakarta que ya va siendo hora.

Eskerrik asko irakurtzeagatik ta beti bezala besarkada handi bat Indonesiatik. Hurrengora arte!

Anuncios

2 comentarios en “Volcán Krakatoa

  1. Hola! Este año en septiembre me gustaría visitar el volcán, me podrías dar algún Consejo en cuanto a como llegar a la isla? Donde podría contratar una visita o se puede ir por cuenta ajena?, la isla tiene alguna limitación de visitantes? Y una pregunta más para pasar la noche allí es necesario reservar todo con mucha antelación?

    Un millón de gracias

    • Hola Rosa, para llegar a la isla del Krakatau (en el idioma local), los barcos salen de un pueblo llamado Carita, al Oeste de Java.
      Por más que he buscado entre mis emails, no encuentro el contacto del tipo, hace ya más de 2 años que fui. Recuerdo que se llamaba Samsul. Nos encontramos con él en ese pueblo y el se encargó de todo. Te lleva en barco, te monta la tienda, te da de comer, cenar y desayunar con su staff. No hay que reservar con mucha antelación, al menos por aquel entonces no había que hacerlo.
      Espero haberte ayudado algo aunque no haya podido encontrar el contacto
      Disfruta de tu viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s