Kota Kinabalu, Malasia

Parece que me haya tomado unas vacaciones visto el tiempo que llevo sin escribir nada y se puede decir que así ha sido. No es que me haya propuesto dejar de escribir, pero básicamente no he tenido tiempo. Estas últimas semanas he estado “por ahí” por decirlo de una forma suave, pero la verdad es que no he parado. Mucho hasta para nosotros que ya viajamos bastante de por sí. Todo esto se debe a que he tenido la primera visita y la gente no se hace un viaje en avión tan largo para quedarse en único sitio, así que me ha tocado moverme y viajar (menuda faena e? 🙂 ).

Debido a este parón, en los próximos posts hablaré de viajes que ya han sucedido hace un tiempo. El primero de todos, será el de Kota Kinabalu. Una ciudad en el Norte de la isla de Borneo, en la parte que pertenece a Malasia. Si alguien no tiene ni idea de lo que hablo, que no se preocupe porque yo antes de venir a Indonesia tampoco conocía estos detalles sobre la isla de Borneo, así que lo explico brevemente: Borneo es una isla de tamaño considerable cuya superficie está dividida en 3 países. La mayor parte pertenece a Indonesia y se conoce como Kalimantan, la franja Norte es la parte correspondiente a Malasia y dentro de esa zona existe otro minúsculo país, Brunei.

Para que quede más claro ahí van dos imágenes, dónde están Borneo y Kota Kinabalu y por otro lado, la distribución de Borneo por países.

map

map borneo

Imagen de wikipedia.org

 

Al lío. Salimos un sábado por la tarde (26 de julio) para allí y llegamos por la noche a nuestro hostel en Kota Kinabalu. Un hostel muy sencillo pero que cumplía con lo que queríamos. Dormir con aire acondicionado, que aquí es un must. Allí estaríamos hasta el martes 29 ya que tanto el lunes como el martes, como expliqué en el post anterior, son días festivos en Indonesia (y Malasia) ya que se celebra el Idul Fitri, es decir, el final del Ramadán. Esto también implica, por desgracia, que los vuelos tripliquen su precio.

No teníamos mucho preparado y nuestro plan fue más que sencillo. Nada de andar corriendo de un lado para otro como en otras tantas ocasiones. Esta vez, disfrutamos de playa, tranquilidad, buena comida, cervezas por la noche… vimos la ciudad, algunas islas cercanas e hicimos un paseo en barco por un río en el interior.

El domingo por la mañana, después de desayunar con la calma, nos fuimos al puerto a ver si pillábamos algún barquillo que nos llevara a las islas que hay cerca. Son islas muy tranquilas, no había mucho turista y puedes estar tirado en la playa principalmente. Son cinco islas de cuyo nombre no me acuerdo, pero en las que al parecer en alguna de ellas hay tener cuidado porque puedes recibir un disparo. De hecho, todavía no me queda claro si era en alguna de esas cinco. Suena raro sí, pero básicamente es porque es zona “conflictiva” y hay problemas por temas religiosos, parte de la población quiere ser independiente de Malasia… Si es que al final hay que viajar para enterarse de estas cosas porque yo personalmente no tenía ni idea. Más tarde por la noche me lo estuvo explicando uno de los recepcionistas del hostel así que puede que cite algo después, quien por cierto se consideraba activista y estaba muy puesto en conflictos mundiales. Por el momento, me limito a poner alguna foto de las islas en cuestión.

SAM_4137 SAM_4139 SAM_4140 SAM_4141 SAM_4146 SAM_4148 SAM_4149 SAM_4151 SAM_4153

10432472_10152573245094323_3294866982423309066_n

La prueba de que Torinos estuvo allí

SAM_4154

Volviendo a Kota Kinabalu desde las islas

 

Llegamos por la tarde-noche al hostel y tras ducharnos y descansar poco más había que hacer. Salir a cenar, tomar unas birrillas en una especie de karaoke que había cerca y a dormir de nuevo. Al día siguiente, 2 de los 5, que se quedaban más tiempo por la zona, subirían el monte Kinabalu, un 4.000, en el que por cierto hasta hace no tanto (años 40) se hacían sacrificios humanos ahora sustituidos por animales. Nosotros no tuvimos esa suerte porque no teníamos tiempo material ya que el martes por la tarde cogíamos el vuelo así que queda pendiente. Nosotros estuvimos dando una vuelta por la ciudad ya que no hacía un tiempo muy bueno y por la tarde nos fuimos a 2 horas de donde nos alojábamos a un río en mitad de la selva para recorrerlo con un barco y poder ver unos monos que únicamente viven en esa isla.

Se trata del mono narigudo, conocido en Malasia como “monyet belanda” (mono de Holanda) o “orang belanda” (persona de Holanda) en Indonesia debido a las similitudes que los indonesios encontraban entre este mono y los colonos holandeses, es decir, nariz larga y tripa grande. Como para no ser fan de los indonesios! Mi habilidad para hacer fotos no es la mejor del mundo y lo que viene a ser mi cámara… da un poco de lástima así que la primera foto está sacada de wikipedia, para que al menos se pueda ver bien al famoso mono.

SAM_4163

La que nos cayó de camino al río

1024px-Proboscis_Monkey_in_Borneo

Obviamente esta foto no es mía, es de wikipedia, pero así se ve bien de qué mono hablo porque si fuese por mis fotos…

SAM_4164 SAM_4165 SAM_4167 SAM_4173 SAM_4187 SAM_4193 SAM_4197 SAM_4203 SAM_4208 SAM_4212 SAM_4216 SAM_4217 SAM_4220 SAM_4223

Había otros monos por supuesto y podríamos haber visto cocodrilos también pero no hubo suerte. Después del recorrido, nos llevaron a cenar a una plataforma que tenían montada. Una vez se hizo de noche, haríamos un recorrido semejante sólo que en esta ocasión sería para ver luciérnagas. Podría parecer que no tiene ningún misterio, pero cuando hay cientos de ellas encaramadas a los árboles es todo un espectáculo. Ver cómo parpadean en mitad de la oscuridad, todas al mismo tiempo salvo alguna despistada, hacía que todo se iluminara por momentos como un decorado navideño. Lo siento pero no hay fotos, es de esas cosas prácticamente imposibles de captar y que hay que vivir en el momento, así que todos a coger un vuelo a Kota Kinabalu 🙂

Por la noche, ya en el hostel, repetimos la jugada. Como he contado antes, estuve un rato charlando con uno de los recepcionistas, quien me estuvo contando por encima cómo estaba el asunto por allí. Al parecer allá por los años 50 se intentó repoblar la zona con indonesios, pero éstos son un poco orgullosos como para aceptar triquiñuelas de esas por lo que tuvieron que recurrir a los filipinos. A día de hoy, se han vuelto un poco radicales con el tema religioso y ha habido algún asesinato y secuestro que otro recientemente, sólo que al parecer están asesinando musulmanes por lo que no tiene mucho sentido su estrategia. Por otro lado, la zona de Sabah, donde nos encontrábamos más o menos, quiere obtener la independencia del estado de Malasia por numerosas razones. Separación geográfica (recuerdo que Malasia está en la península, donde se encuentra entre otras ciudades, la capita Kuala Lumpur, mientras que esta zona está en una isla a parte), diferencia cultural y “aprovechamiento” por parte del gobierno central de esta zona insular.

Uno de los ejemplos dados por el informante fue el del aceite de palma. Tema escabroso donde los haya el del aceite de palma en Indonesia, del que me gustaría hablar próximamente en el blog. En el norte de Borneo, la zona de Malasia, es donde se tienen la mayor parte de las plantaciones de palma malayas. Un negocio que da mucho dinero a cambio de destrozar el paisaje, la flora y la fauna mediante la quema de bosques para la replantación y obtención del aceite. Si por lo menos los locales de la zona recibieran algún tipo de beneficio al respecto.. pero al parecer el gobierno central se lo lleva y se lo revende al mismo precio que a cualquier otro, por lo que la gente del lugar trabaja de sol a sol por un negocio que destruye su hábitat, lo que conlleva pérdida de turismo para absolutamente nada. La península sigue quedando bonita y presentable mientras que utilizan Sabah como fuente de abastecimiento continuo. Lo siento, dejo el tema, pero son cosas que considero interesantes y de las que dudo que se hable por allí.

Por la mañana, vuelta por la ciudad y los mercados aunque tampoco es que hubiera muchas cosas abiertas debido al Idul Fitri, comer y al aeropuerto de nuevo. No sé cómo se vivieron esos días en Indonesia ya que no estuve pero en Malasia por lo que vimos, se juntan las familias, todos llevan trajes tradicionales con túnicas de colores… aunque esto no supone un impedimento para seguir mostrando su lado macarra. Nos quedamos asombrados con las pintas en general de la gente de por allí. Niños de 4 años con crestas teñidas de rojo y naranja es una de las cosas a destacar.

SAM_4128

Cartel con firmas condenando lo sucedido en Rusia con el vuelo MH17 de Malaysia Airlines justo al lado del hostel

SAM_4160

Rotondas turbias en Kota Kinabalu

SAM_4129 SAM_4131 SAM_4133 SAM_4161 SAM_4236 SAM_4238 SAM_4241 SAM_4250 SAM_4251

SAM_4155

Los trajes con los que iban por ser Idul Fitri

SAM_4246

Pues eso, uno de los mil niños con cresta teñida

SAM_4247

Camiseta que se vendía en uno de los mercados que justifica el estilo de algunos de los ciudadanos de Kota Kinabalu

SAM_4252

El miércoles tocaba trabajar aunque la semana iba a ser corta y cómo no, volvía a coger un avión el viernes.

Bueno, yo creo que con esto ya vale por hoy. Que tengo posts acumulados de viajes y otros asuntos así que probablemente tengáis bastantes noticias en las próximas semanas de mí y una buena dosis de Bilbotik Urrun esperando.

Besarkada bat Jakartatik! Larunbatan bertan zerbait berezi argitaratuko dudala aurreratzen dizuet. Eskerrik asko berriz ta larunbatera arte!

Anuncios

8 comentarios en “Kota Kinabalu, Malasia

  1. Muy buen relato!! Faltaba una mención al taxista con un pelo kilometrico en la barbabilla y q parecia q no estaba en este mundo psiquicamente (aunq al fibal fue mas listo que lo que parecia)!! Jajajajaja

  2. ¡Qué fijación con darme envidia con las playas solitarias!. Un gustazo leerte, cómo siempre.
    La foto de la chica con la botella de plástico en el agua rodeada de peces ¿tiene alguna explicación?.
    Un besazo, y no es por nada, pero por aquí empiezan las fiestas……

    • Mabel!! Sé que empieza la aste nagusia mañana y me las vuelvo a perder por estar fuera!
      La foto de la chica no tiene un significado especial, pero no sé qué tenía en la botella exactamente para que los peces la tuvieran rodeada. A disfrutar de las fiestas! Tómate un kalimotxo o dos por mí!Un abrazo y mila esker como siempre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s