Lombok

Estoy dejando pasar mucho tiempo entre que las cosas suceden y las cuento, y obviamente pasa factura: puede que algunos detalles se queden en el aire. Pero por circunstancias de la vida, no he podido escribir antes. Este post va sobre Lombok, una isla al Este de Bali, de la que por desgracia ahora se está hablando mucho debido al naufragio de un barco que salió de esa misma isla y por el que permanecen desaparecidos dos turistas españoles.

Lombok es una isla espectacular, llena de naturaleza y en la que todavía no se han invertido los suficientes millones como para destrozarla. Dicen que Bali fue como Lombok hace unas décadas, aunque a día de hoy cueste creerlo viendo algunas zonas llenas de turistas, restaurantes y discotecas. Por el momento, Lombok sigue medianamente virgen a pesar de su cercanía a Bali y sus cada vez más famosas islas Gili.

map

Por si alguien ha perdido el hilo (que no me extrañaría), volvimos de Kota Kinabalu el martes 29 de julio y ese mismo viernes, 1 de agosto volamos (otra vez) a Lombok. La compañía aérea tuvo el detalle de llamarme el día antes para decirme que me habían adelantado el vuelo 5 horas, así que me tuve que escapar antes del trabajo.

Hace mucho ya, allá por febrero, estuve en Lombok pero como mero trámite para coger el barco a Gili así que no pude ver nada. Por lo que en esta ocasión teníamos intención de inspeccionar algo más. Llegamos por la tarde-noche, así que nos limitamos a inspeccionar Kuta, que era donde nos alojábamos, elegir restaurante para cenar y bar donde tomarnos las cervezas.

Respecto al hostel en el que nos quedamos esta vez… probablemente el mejor sitio donde me he quedado desde que he llegado. Camas individuales grandes, baño con cisterna, televisión, piscina y TE LIMPIABAN LA HABITACIÓN. Para muchos sonará a básico, pero para mí en este país esto es mucho lujo. Todo esto por unos 11€ la noche/persona así que tirando la casa por la ventana para lo que viene a ser nuestro ritmo.

Por la mañana, lo que hicimos fue coger una moto cada uno para poder recorrer la isla más cómodamente. Si coges coche, es mucho más caro. La moto nos salió por 55.000 rupias si no recuerdo mal, algo así como 3,50€ todo el día. El precio de la gasolina es ridículo también. Eso sí, una moto sin retrovisores, sin casco y claro está sin pedirnos ningún tipo de licencia. De todos modos, apenas hay tráfico, salvo otras motos, tractores y manadas de vacas que se te crucen en el camino.

IMG-20140807-WA0005 SAM_4258

Por la mañana decidimos ir a Tanjung Aan, una playa muy bonita y en principio solitaria, que no lo fue tanto porque los indonesios todavía estaban con la celebración del Idul Fitri (el final del Ramadán). Como prácticamente únicos bules (blancos) en la playa, no tardamos en llamar la atención. Pero todo estuvo medianamente tranquilo hasta que una chica se nos acercó vendiendo sarongs, una prenda típica de Indonesia.

Yo llevaba detrás de uno bastante tiempo, así que decidí comprar uno. Para ello, la chica se lo tomó con la mayor calma del mundo, me enseñó sus tropocientos sarongs y claro, estuvimos hablando. Nuestra conversación llamó la atención de un espontáneo que me preguntó a ver por qué podía hablar su idioma. Pero no se conformó con eso y se sentó como 20 minutos con nosotros. Después me quiso presentar a su familia, quienes estaban en la orilla como a unos 30 metros de nosotros con otros tantos indonesios. Y ahí empezó todo. De repente, todo el mundo hablaba conmigo y pronto empezaron a aparecer niños de la nada que no paraban de gritar mi nombre, hacerme preguntas, cogerme de la mano, invitarme a jugar con ellos, etc etc. Sí, lo reconozco, me lo había buscado. Así que acabamos en la toalla rodeados de unos cuantos niños y otros tantos curiosos, que se hacían fotos con nosotros.

Estos niños, son los ya archiconocidos niños de la foto del pañuelo de la Aste Nagusia, con los que acabé jugando a la pelota en el agua y nos pedían que nos quedáramos todo el día.

SAM_4260 SAM_4264 SAM_4265 IMG-20140807-WA0004

Finalmente, al de un rato, nos fuimos, que había hambre y por la tarde también teníamos que ir a visitar otra playa más lejos. Antes de continuar, debo comentar una cosa. Mientras los niños estaban sentados con nosotros, se pusieron a cantar una canción, claro está en bahasa, que me hizo bastante gracia porque yo les escuchaba todo el rato el esfuerzo que ponían en decir algo así como “txukitxakitxukitxakitxú”… tiene su explicación. Les pregunté sobre la canción, me apunté el nombre y la busqué más tarde. He aquí la obra de arte. Se trata de una canción del estilo de música dangdut, que es lo que pega en Indonesia a nivel de masas.

Nada de reírse, que he leído que por aquellos lares Paquirrín ha hecho un dueto con su madre… un “ft. La Pantoja”… MIEDO. En fin, yo dejo aquí el link para el que tenga curiosidad sobre la canción del “txukitxakitxukitxakitxú” y el estilo dangdut. Se llama Kereta Malam (Tren Nocturno) y básicamente habla de una chica que coge ese tren desde Jakarta hasta Surabaya para visitar a su abuela. Efectivamente, una letra curradísima.

http://www.youtube.com/watch?v=XTEwwDztZtE

Después de comer, fuimos a otra playa, en este caso la de Mawang. Otro espectáculo. Más tranquilos, eso sí. No sin antes sortear algunas vacas en la carretera y admirar el paisaje. Aprendida la lección, nos alejamos de los niños locales, aunque fue inevitable hacernos alguna foto con ellos después de que nos lo pidieran.

SAM_4271 SAM_4273 IMG-20140807-WA0009 SAM_4280 SAM_4281 SAM_4282

La iluminación de las carreteras no es el fuerte de Lombok, así que antes de que anocheciera, tiramos otra vez para Kuta. Cenar, cerveza y a dormir. Me puse en contacto con una chica de Estados Unidos con la que había coincidido ya en Karimunjawa, Jogja y Jakarta para que se nos uniera al día siguiente para ir a unas cascadas que hay en el interior de Lombok a unas 2 horas en coche desde Kuta.

Hablando con el chico que nos llevó hasta allí, acabamos comentando la canción de los niños del día antes. El tío no sólo la conocía, si no que la tenía en el móvil, así que lo enchufó a los altavoces del coche y nos la puso varias veces a todo volumen. De ahí que se convirtiera en nuestra banda sonora del fin de semana. El tío se vino arriba y nos enseñó un repertorio de música local ya de paso.

El sitio la verdad es que era bastante idílico. Sobre todo hay que tener en cuenta que llegamos relativamente temprano. Para las 10 de la mañana estábamos allí y pudimos disfrutar del lugar en silencio y sin apenas gente. La entrada al sitio en cuestión cuesta 50.000 rupias, algo más de 3€ y merece la pena. Consiste en andar por unos senderos por la selva mientras vas descubriendo diferentes cascadas. Ahí van unas fotos.

SAM_4285 SAM_4287 SAM_4289 SAM_4292 SAM_4294 SAM_4297 SAM_4298 SAM_4299 SAM_4304 SAM_4306

Mientras deshacíamos el camino, nos encontramos con un millón de indonesios que iban a pasar el día allí, así que hicimos bien en ir temprano porque se habría convertido todo en un circo. Al salir nos estuvimos tomando unos cafés con el tipo del coche, durante los que aprovechó para pasarme la famosa canción por Bluetooth amén de otros temas del género. Ni sé los años que habían pasado desde la última vez que utilicé el Bluetooth!

El camino de vuelta en coche también es digno de mención. Hay mucha vegetación, campos de arroz, pueblos pequeñísimos… en realidad estamos más que acostumbrados porque así es todo Indonesia pero tuve que hacer algunas fotos en movimiento, que el paisaje lo merecía.

SAM_4308 SAM_4317 SAM_4319 SAM_4320 SAM_4323 SAM_4325

Una vez en Kuta, comimos y dimos una vuelta por la playa que hay allí. Para mí la peor desde luego. Llena de gente, cabras, perros, niños vendiendo pulseras constantemente y por tanto menos cuidada pero para pegarte un txapuzón cumple con su función.

SAM_4326 SAM_4327 SAM_4329

Estuvimos allí hasta que se puso el sol. Nos despedimos de la chica estadounidense y no tardamos mucho en irnos a la cama porque yo tenía un vuelo a Jakarta a las 6 de la mañana, para poder llegar al trabajo que ya era lunes otra vez. Levantarme a las 4.30 fue duro y más teniendo en cuenta que siendo otro huso horario es como si me levantase a las 3.30 (hora Jakarta) y por tanto el día sería extremadamente largo.

Aquí el colega, que vino de turisteo y vivía mejor que yo, se iba a Bali directamente donde nos encontraríamos de nuevo el miércoles a la noche.

Descubrir Lombok fue una gran idea. Es una isla espectacular, muy tradicional, con playas increíbles y que recomiendo recorrer en moto para mayor comodidad. Sé que no tardaré en volver a esta isla porque me queda pendiente subir al Rinjani, un volcán de casi 4.000 metros de altura y que debe de ser todo un espectáculo.

Lo dejo aquí.

Beti bezala mila esker irakurtzeagatik. Ea atzeratuta ditudan gertakizun guztiekin laster amaitzen dudan. Besarkada bat Indonesiatik ta hurrengora arte!

Anuncios

4 comentarios en “Lombok

  1. Se te ve cómo pez en el agua haciendo de monitor de tiempo libre. Otro sitio espectacular, tomo nota.
    La canción tiene su punto, no te digo yo que en fiestas no hubiese triunfado. Musus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s