Ubud, Bali

Este post tratará sobre Ubud, un lugar que me hizo cambiar mi opinión sobre Bali, ya que la única percepción que había tenido de esta isla se basaba en un fin de semana de fiesta y tranquilidad durante el que vimos más bien poco y alguna que otra guiri sesentona achicharrada por el sol en la que probablemente sea la zona más castigada de Bali por el turismo. Sin embargo, 36 horas en Ubud, si llega, fueron suficientes para ver todo con otros ojos ya que es un lugar que a pesar de atraer a bastantes turistas, te permite empaparte (literalmente) de la cultura de la zona en un entorno espectacular sin agobios.

A estas alturas del blog, creo que ya estará bastante claro dónde está Bali, pero no está de más recordarlo.

map jkt bali

Ha pasado ya tiempo desde que sucedió esto. De hecho un mes! El 6 de agosto cogí un vuelo a Bali yo solo ya que allí me esperaba mi colega, quien llevaba unos días por su cuenta disfrutando de las vacaciones. No me acuerdo de las horas, pero sé que el vuelo salía tarde y además fue con retraso por lo que llegué al aeropuerto de Denpasar como a la 1 de la mañana. Nos juntamos con el driver, previamente reservado para no tener que andar peleando precios y poder ponernos en camino cuanto antes y nos fuimos a Ubud. Tardamos como una hora. Por la mañana, temprano claro está que esto es Indonesia y todo se hace a horas intempestivas, nos vendrían a recoger para empezar con nuestro tour de Ubud en un día.

Con cierta antelación, había seleccionado algunos destinos para que las cosas fueran fluyendo y nos diera tiempo a ver todo lo que queríamos ver. Se lo comunicamos al driver, un tío muy majete por cierto que cambiaba de inglés a bahasa con una aleatoriedad acojonante, y nos fue llevando de destino a destino, dándonos los consejos correspondientes para cada caso.

La primera parada fue el Monkey Forest (Bosque de los Monos) que viene a ser unos templos en medio de un bosque muy tropical plagado de monos con los que tienes que andar con ojo para que no se lleven tu cámara, el móvil o incluso la mochila. Lo de la mochila va por experiencia propia, que la llevaba de una sola asa y uno de ellos se me subió a la espalda de un salto para intentar llevársela. Tranquilos, no tuvo suerte.

SAM_4339 SAM_4340 SAM_4343 SAM_4345 SAM_4346 SAM_4348 SAM_4353 SAM_4355 SAM_4363 SAM_4368 SAM_4371 SAM_4378

 

SAM_4384

Más monos, esta vez de oración mañanera

SAM_4372

Sigo teniendo mis dudas, pero por raro que suene creo que eran las tumbas de los monos

SAM_4360

Esta foto no se ha colado, es justo lo que hay nada más salir del bosque

 

Los trayectos entre sitio y sitio los hacíamos en el coche. Así ganábamos tiempo. La siguiente parada fue un templo que tenía una pequeña cueva con algún que otro símbolo referido al elefante, estanques llenos de peces y caminos bastante curiosos rodeados de naturaleza. El nombre de este lugar era Goa Gajah. Para entrar aquí, nos tuvimos que poner un sarong, que es una prenda típica de aquí, como una especie de pareo de cintura para abajo. Aviso! No hace falta comprarlo fuera a alguno de los 20 vendedores que te van gritando precios como si fuesen sardinas en el puerto de Bermeo. Con el ticket, que sólo vale 15.000 rupias (1€ aprox) te dan un sarong que tienes que devolver al salir.

 

SAM_4390 SAM_4395 SAM_4398 SAM_4401

 

El siguiente templo, Pura Gunung Kawi, era más grande, estaba rodeado de terrazas de arroz y en general ofrecía más para ver. Claro está, lo atravesaba un río para hacerlo todavía más idílico y también tenías que llevar sarong.

SAM_4405 SAM_4407 SAM_4409 SAM_4412 SAM_4413 SAM_4414 SAM_4417 SAM_4425 SAM_4431 SAM_4433 SAM_4436

 

Nuestra cuarta parada, Tirta Empul, era obviamente otro templo, famoso sobre todo porque ofrece unos estanques para darse un baño purificador. Todo era muy místico y espiritual. El asunto es que después de ese baño, no podías entrar mojado al resto del templo así que convenía tener un sarong de repuesto. Yo tenía el mío propio que veníamos avisados de esto gracias a unos amigos que habían estado aquí previamente.

SAM_4437 SAM_4439
SAM_4441

 

Aquí van un par de fotos de postureo espiritual, pero es la única evidencia que existe al respecto.

IMG-20140807-WA0012 SAM_4440


SAM_4446 SAM_4447 SAM_4449 SAM_4451

Después de tanto templo, decidimos ir a comer que ya había hambre. No recuerdo el nombre del restaurante como tal, pero fue recomendación del driver. Todo estaba rico y no fue especialmente caro. ¿Qué es una comida si no hay café de postre? Nos dejamos llevar por lo que el driver nos comentó y nos fuimos a un lugar turístico donde los haya para ver cómo se hace el kopi luwak, un café en el que se utilizan los granos de café comidos por las civetas, unos animales dentro de los cuales estos granos de café son fermentados de un modo especial, siendo recogidos una vez expulsados.

Yo ya conocía el proceso ya que lo había visto y probado de una forma más natural, cero turística y por consiguiente a un precio extremadamente inferior durante mi visita en enero a Bukittingi, Sumatra. Sin embargo, el colega turista no lo conocía así que no nos pareció una mala idea. En cualquier caso, nos lo sirvieron con un kit de prueba de otros 8 tés y cafés de diferentes sabores con unas vistas espectaculares a unas terrazas de arroz. Yo encantado, rodeado de café y admirando el paisaje.

SAM_4452 SAM_4454 SAM_4460

 

Finalmente, nuestra última parada tras haber cogido fuerzas, fueron las terrazas de arroz. Un lugar recomendado, sobre todo para ir trepándolas y escalándolas, por caminos llenos de barro y cruzando semipuentes de bambú podrido de dudosa seguridad. Pero merece la pena subir hasta arriba y admirar las vistas.

SAM_4462 SAM_4467 SAM_4469 SAM_4482 SAM_4484 SAM_4492 SAM_4494

 

Se nos hizo prácticamente de noche así que nos volvimos al hostel para ducharnos antes de dar una vuelta por el meollo de Ubud e ir a cenar. Debo decir que el hostel estaba muy bien, mucho más barato que los del centro de Ubud y lo llevaba una familia muy amable.

La mañana siguiente la dedicaríamos a madrugar e ir en una furgoneta hasta el puerto donde cogeríamos un barco hasta Gili Trawangan, donde ya estuve al principio de mi etapa en Indonesia y donde nos juntamos con amigos de Jakarta y con otros compañeros que así como yo estoy en Indonesia, hacen lo mismo pero en China. Joseba y compañía, quedáis saludados!

Nuestro fin de semana en Gili, se basó en fiesta, playa y buen comer por lo que no creo que merezca dedicarle otro post. Para el que quiera siempre puede releer el que hice en su día al respecto: Gili Trawangan, Islas Gili.

Yo creo que con esto doy por finalizada la tanda de lugares a los que fuimos mientras tuve la visita y por tanto los posts que tenía pendientes. Torinos mila esker etortzeagatik! Mi primera y única visita de momento. Después de todo aquello, mi bolsillo necesitaba un respiro y mis ganas de quedarme por un tiempo en mi querida Jakarta aumentaron. Así que he estado 3 fines de semana seguidos en la capital city, que aunque parezca poco es mi récord.

El fin de semana pasado rompimos la rutina Jakartiana y volvimos a las escapadas de finde. Esta escapada en concreto la recuerdo como una de las mejores y de las más especiales por diferentes motivos, así que ya sabéis de qué irá el próximo post del que prometo no tardar tanto en escribir.

Uda jadanik amaitu zaizuenentzako, eutsi gogor! Mementoz ez dago hondartza itzel gehiagorik erakusteko, zin dagizuet! Baina horrek ez du esan nahi hurrengo sarreran paisaia akojonanterik erakutsiko ez dizuenik 🙂 Mila esker hor egoteagatik ta besarkada handi bat Javako irlatik. Laster arte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s