Hasta la cima del Volcán Rinjani

Y aquí vamos con el último post sobre viajes de la temporada, aunque no por ello ha sido el más reciente. Esta entrada supone la primera parte de la que nunca llegué a escribir de aquellos 9 días entre finales de septiembre y principios de octubre. En la segunda parte explicaba los días que estuve en Sumba, sin embargo, los 3 días que pasé antes en la isla de Lombok, subiendo el volcán Rinjani, quedaron en stand-by.

Esto tiene su explicación: después de la increíble y agotadora experiencia en el Rinjani, algún trabajador del aeropuerto decidió abrir mi mochila y llevarse mi cámara con cargador y todo, así que me quedé sin fotos (y sin cámara claro está). Hice tropocientas fotos de paisajes espectaculares durante esos 3 días, pero no las puedo enseñar. Así que como prueba de que yo estuve allí, contaré un poco por encima la experiencia acompañada por unas cuantas fotos de la gente con la que subí el Rinjani y algunas que he encontrado libres de copyright en internet. Al menos para que os podáis hacer a la idea.

Empezamos.

El Rinjani es un volcán activo (como otros tantos en Indonesia) de 3.726 metros de altura situado en la isla de Lombok.

mapa rinjani

Estos nueve días que pasaría en el Rinjani y en la Isla de Sumba, formaban parte de mi viaje en solitario, así que para subir el famoso volcán me uní a un grupo de 4 holandeses, 3 alemanes, un inglés y un canadiense. Tuve mucha suerte porque eran gente muy maja, eso sí, muy en forma. El viaje del Rinjani es un “must” si vives en este país. Digamos que me lo había recomendado mucha gente, pero todos te dicen, cuidado que es duro. Y efectivamente, así es. Son 3 días muy intensos. Desde luego de las actividades físicas más potentes que he hecho en mi vida. De ahí que si ya era un reto de por sí, subir con esta gente lo fue aún más. Pero sorprendentemente llevé bastante bien su ritmo. También hay que decir que hay muchos descansos, algunos más cortos y otros más largos.

El sábado temprano por la mañana empezamos a subir. Hay ratos fuertes, tramos más suaves, tramos de agarrarte a rocas, partes que te exigen saltos… pero siempre rodeado de naturaleza, unos paisajes increíbles llenos de contrastes. El primer día empiezas cruzando bosques para terminarlo en arena y gravilla. Por la noche no es que refresque, es que hace frío, y mucho. Pasas de los 30-35 grados con toda la solana, a los 10-12 en un momento. Encima todo está calculado para que llegues justo al atardecer. Llegas reventado, te sientas en un acantilado viendo como las nubes se pasean por debajo de ti y el sol se está escondiendo. Un show!

Mientras tanto los porters, que son los verdaderos héroes del asunto porque van descalzos o en chanclas, más bien poco abrigados cargando con la comida, tiendas de campaña, sacos de dormir, platos, vasos, botellas de agua, etc. te van montando la tienda y te hacen la cena. Cada vez que tú llegabas agotado a un sitio, ellos que venían cargados como mulas se ponían a hacer la comida y cosas así. Te despertaban con el desayuno en la puerta de tu tienda y todo. Si bien es verdad que te pasas comiendo nasi y mie goreng (arroz y fideos fritos) 3 días, siempre entraba bien.

Los porters - foto obtenida de sembalun.net

Los porters – foto obtenida de sembalun.net

Yo precisamente ropa de abrigo no me traje cuando cogí el avión a Indonesia allá por enero así que me fui con todo prestado. Pantalones largos, txubaskero, gorro… hasta la linterna enroscada a la cabeza. Fue gracias a esa ropa que aguantaba de charla por las noches con los demás viendo las estrellas. Es algo que tenía que nombrar: las estrellas. No he visto tantas en mi vida. Que vale que soy de ciudad, pero viviendo en Jakarta ni siquiera se intuyen.

IMG_0624

Andrey Naumov

Foto de Andrey Naumov obtenida en flickr

foto obtenida de souladventure.com

El segundo día, nos levantamos pronto, desayuno rápido y a patear otra vez. El segundo día es más duro que el primero. No sólo por el itinerario en sí, pero supongo que también por el hecho de que notas cansancio del día antes. Amén de decir que dormí mal y poco. Pero como el viaje del Rinjani tiene de todo, al de unas horas de caminar llegamos al lago donde está la caldera. El paisaje de película y el agua fría-fría. Estuvimos bañándonos un rato a sabiendas de que a 20 minutos de allí se encontraban aguas termales, de color verde por cierto, de las que disfrutaríamos más tarde. Con sus cascadas y todo. Un jacuzzi al aire libre.

Lago del volcán donde nos bañamos - foto obtenida de trekkingrinjani.wordpress

Lago del volcán donde nos bañamos – foto obtenida de trekkingrinjani.wordpress

Aguas termales - foto obtenida de travelfish.com

Aguas termales – foto obtenida de travelfish.com

La segunda noche fue como la primera. A los pies de la recta final. El tramo más complicado de los 3 días por supuesto. Lo empiezas a las 2.30-3 de la mañana, es decir, completamente de noche y obviamente para ver el amanecer. El frío que hace es indescriptible y tu linterna la clave de tu supervivencia (exagero claro está pero sin linterna no haces nada). La cuesta es empinadísima y muy larga, pero lo peor de todo es el suelo. Es como de una gravilla bastante honda y resbaladiza por lo que por cada 2 ó 3 pasos que das hacia adelante, das otro para atrás. Bastante frustrante porque ves que no avanzas fácilmente y te vas cansando más rápidamente.

Pero bueno, que hicimos cima con amanecer incluido. El frío que hacía allí era otra liga, porque llegas sudado a más no poder y estás a 3-5 grados. Y hay fotos que lo demuestran. Mis pintas pueden expresar más que lo que escriba.

Tramo de subida final aunque en esta imagen es de día - foto obtenida de pbase.com

Tramo de subida final aunque en esta imagen es de día – foto obtenida de pbase.com

desde la cima a 3726 metros - foto obtenida de ptmselindo.wordpress.com

desde la cima a 3726 metros – foto obtenida de ptmselindo.wordpress.com

En la cima del Rinjani!

En la cima del Rinjani!

Estuvimos un rato allí contemplando el paisaje y saboreando la hazaña y vuelta a bajar. La bajada duró unas cuantas horas, siete o así creo, y eso que la hicimos literalmente corriendo. Es la mejor forma de bajar porque hay mucha inclinación y corres más riesgo de resbalarte si la bajas poco a poco, además de que tardas el doble.

Foto de grupo con los porters

Foto de grupo con los porters y el guía

Llegamos a un pueblillo donde esperamos tomando una cocacola a que vinieran a recogernos. Vino una pick-up de estas en la que entran dos delante y en el maletero descapotable todos los que quieras. Fuimos los 10 y fue incomodísimo. Teníamos las piernas muy cargadas como para ir así puestos, pero en fin… ya era lo último. Yo no paraba de preguntarme cómo harán los indonesios para ir 20 o más ahí metidos, que de eso se ve a diario por aquí.

Yo que me hacía una idea de cómo iba a llegar de sucio y demacrado, decidí reservar un hotel bueno desde Jakarta en Mataram. Después de tantos viajes pagando lo mínimo de lo mínimo, pensé que era la ocasión para romper esa racha. Cuando por fin llegué al hotel, había habido un problema con mi reserva, que encima estaba pagada y no les quedaban habitaciones. Me sentó como un jarro de agua fría, porque en mi mente pensaba que estaba a 2 minutos de ducharme y tirarme en la cama. Por lo menos, era un hotel serio y me derivaron a otro aún mejor al que me llevaron en coche.

Me tenía que despertar a las 4.30 para coger el vuelo a Denpasar, Bali y de ahí a Tambolaka, Sumba. Pero sabía que aunque poco iba a dormir perfecto. Cuando llegué a Sumba mi cámara ya no estaba y todo lo que pasó allí ya lo sabéis porque para ello hay un post al respecto 🙂

Erupción del Rinjani en 1995 (wikipedia)

Erupción del Rinjani en 1995 (wikipedia)

Una pena que no haya podido compartir las fotos que hice, pero me compré una cámara tan pronto como pude en Sumba, en la única tienda que vendía. La experiencia en el Rinjani de las mejores que he tenido en Indonesia. Un viaje diferente, bastante físico y con un entorno y unos lugares brutales. Estoy hasta pensando en repetir la aventura.

Honekin, bidaien sarrerak amaitutzat emango ditut. Momentuz, gutxienez. Ea laster Indonesian bueltan nagoen ta leku gehiago erakusten ditudan. Eskerrik asko irakurle guztioi ta besarkada handi bat Indonesiatik! Laster Bilbon ikusiko dugu elkar! Agur!

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Hasta la cima del Volcán Rinjani

  1. Menos mal que conseguiste la foto de la cumbre, sí no habría sido difícil creerte, je je je.
    Otra impresionante experiencia a añadir a tu inmenso curriculum.
    Eres un máquina, lo mismo planchas un huevo que fríes una corbata….
    Sigue experimentando y por supuesto contándonoslo.
    Musus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s